Historia

 

D. Sancho Dávila, Conde de Villafuente Bermeja, pertenece a una de las familias más antiguas de la cría del Toro Bravo.

D. Álvaro Dávila, Marqués de Villamarta, fundó su ganadería en 1893, presentándose en Madrid el 16 de Junio de 1895, con una corrida que tomó 46 varas y que despacharon “Lagartijillo”, “Bonarillo” y “Litri” (padre). Continuaron de ganaderos los Villamarta- Dávilas hasta que en la década de los sesenta, D. Sancho Dávila, popularizó el nombre de “Sancho Álvaro” como matador de toros y modificando el hierro, formó la actual ganadería con vacas y sementales de Maribel Ibarra y Torrealta. El actual ganadero tomó la alternativa en las fallas de Valencia de la mano de Antonio Ordoñez y confirmó en San Isidro con el torero de Linares José Fuentes.


Principales premios de la ganadería:

Cuatro zapatos de oro de Arnedo, vuelta al ruedo en Antequera, Málaga, Dax, Baeza, Córdoba y Madridejos(Toledo).

Salida a hombros del Mayoral en las plazas de Elda, Málaga, Santiesteban, Tarragona y Ciudad Real. Indultado el toro nº42 en la feria del Señor de los Milagros en Lima (Perú).


Finca Puertolaca:

A 300 kms de Madrid, a 360 kms de Valencia, a 100 de Jaén, a 250 kms  de Almería, a 60 kms kms de Bailén (Jaén), a 40 kms de Úbeda y Baeza (ciudades Patrimonio de la Humanidad), a 170 kms de Albacete y 30 km de la Carolina.

Es una dehesa de encinas y alcornoques situada en plena Sierra Morena, un bello entorno natural para la cría del toro bravo.

La ganadería se puede visitar y así contemplar los cercados de vacas y de becerros recién nacidos, cercas de novillos y las de los toros de corridas.

Del mismo modo, existe la posibilidad de participar en una tienda de vacas en la Plaza de la Finca, con toreros profesionales y con explicaciones de los ganaderos sobre la crianza y selección del toro bravo, degustando además la gastronomía de la zona.